Demanda, denuncia y querella, no son lo mismo

15 abril, 2016

A menudo se confunden los términos demanda, denuncia y querella y se usan indistintamente, pero desde el punto de vista jurídico hay diferencia entre ellos. Los tres tienen en común que son formas de iniciar un procedimiento judicial, la principal diferencia es la vía en la que se va a actuar, civil, mercantil, laboral, judicial o penal.

La denuncia consiste en la declaración ante la Autoridad de la existencia de unos hechos que pueden ser delictivos. Se puede hacer por escrito o verbalmente ante un agente de la Autoridad o funcionario, por ejemplo en comisaría de policía, y recogerá la manifestación detallada de los hechos denunciados. No es necesaria la intervención de abogado y procurador para interponerla. De entrada no se adquiere la condición de parte acusadora. Es una manera de colaborar con la Administración de Justicia ya que todo aquel que presencie la comisión de un delito público está obligado a denunciarlo.

La querella es un escrito presentado ante el Juzgado donde se comunican unos hechos que pueden ser delictivos, solicitando apertura de un procedimiento criminal. Es necesaria la intervención de abogado y procurador. El escrito de querella tiene ciertos requisitos formales: debe expresar la identidad del querellante, la del querellado, descripción de los hechos, lugar y fecha, las diligencias que debe practicar el juzgado, la petición que se admita a trámite y que se practiquen las diligencias solicitadas y la firma del querellante. Con la querella se manifiesta la intención de ser parte acusadora del procedimiento.

La demanda es también la petición formal y escrita presentada ante el Tribunal competente (civil, laboral o mercantil) en la que a partir de unos hechos que deben apoyarse en unos fundamentos de derecho o jurídicos, se motiva la pretensión o reclamación formulada. A título de ejemplo, la demanda civil sería la que se interpone en los conflictos entre particulares como en los supuestos de conflictos entre vecinos, asuntos de arrendamientos, herencias, etc.