El seguro de alquiler está reemplazando al aval bancario

18 septiembre, 2015

La morosidad es uno de los temas que más preocupa a los propietarios a la hora de poner una casa en alquiler, es por eso que el alquiler se está convirtiendo en una de las herramientas más solicitadas por los propietarios de inmuebles en este régimen, hasta tal punto que está sustituyendo al aval como medida de protección ante el impago de las rentas, según el Observatorio Español del Seguro de Alquiler (OESA). Pero, ¿en qué consiste?, pues en un seguro que garantiza a los propietarios de viviendas destinadas al alquiler, el cobro del mismo, así como cobertura por desperfectos por actos vandálicos, y suele incluir el asesoramiento jurídico. La principal diferencia con un aval bancario es que el aval debe solicitarlo el inquilino al banco y el beneficiario será el propietario mientras que el seguro de alquiler lo contrata el propietario directamente a su nombre, aunque pueda repercutir el coste del seguro en la renta mensual.

Según los últimos datos facilitados por el OESA, uno de cada cuatro alquileres se realiza ya con este tipo de seguros y las previsiones son que uno de cada dos alquileres realizados en España en 2017 se realice con este tipo de póliza. Los seguros de alquiler están presentes en el 17 por ciento de los nuevos alquileres, pues reducen la morosidad hasta en un 85 por ciento y retrasan el inicio del impago hasta la novena o décima mensualidad, mientras que aquellos dueños de viviendas alquiladas que no cuentan con esta garantía sufren la morosidad del inquilino desde el tercer mes. Además la tranquilidad que ofrece el seguro de alquiler evita trastornos psicológicos a los propietarios al tener que enfrentarse a un proceso de desahucio.

Dar de alta un seguro de alquiler es un proceso rápido y sencillo para el propietario, ya que la mayoría de las solicitudes se tramitan en tres días aproximadamente. En caso de impago después de haber intentado la negociación personal sin que surta efecto, la maquinaria del seguro se pone en marcha a partir del segundo mes de impago de la renta, “cubriendo” el pago de la mensualidad mientras se inicia el proceso de desahucio, tal y como establece la Ley de Arrendamientos Urbanos. Previamente, la aseguradora intentaría realizar también una mediación con el inquilino. El seguro de alquiler es un producto que fideliza al cliente, y es que dos de cada tres clientes renueva la póliza. Y, según la cobertura, la más solicitada es la de impago de las rentas hasta en doce meses, incluida en el 58,63 por ciento de los casos.